Pese a que anteriormente, durante mucho tiempo también he estado cogiendo un autobús de lunes a viernes, quizás porque entonces era para ir a clase, e iba totalmente masificado, no había caído en la rutina que pueden a llegar compartir un grupo de personas diariamente sin conocerse de nada.

Pues vaya chorrada, pensaréis algunos. Efectivamente, lo es, pero me apetecía escribirlo, :-).

Y es que todos los días, de lunes a a viernes, a la misma hora aproximadamente, cuando aún están acabando de poner las calles…., cojo “El autobús”, en la parada en la que hasta hace una semana me subía yo solo, pero en la que ahora me acompaña otra señora, por lo menos temporalmente.

Una vez arriba, ya empiezo a ver a ese pequeño grupo de personas que comparte diariamente mi trayecto, a veces alguna nueva, a veces no, a veces más, a veces menos, pero siempre hay un grupo que se repite, aunque durante las Navidades ha debido haber muchas vacaciones, que faltaban muchas, pero el día 7 de enero ya volvían todas a la normalidad, :-).

Al fondo encontramos a un señor de mediana edad con su barba perfectamente cortada y a mitad del autobús está el asiento vacío en el que me siento todos los días donde justo delante encuentro a mi compañero de viaje, ese señor de avanzada edad con su chupa de piel negra y bigote blanco, que debe de picar por cierto, ya que se lo rasca a menudo.

A la izquierda mía, con su abrigo amarillo reflectante, un obrero currante observa por la ventana, al que apenas miro del daño que hace a la vista de lo que se refleja.

Un poco más atrás, una chica joven, en un asiento doble, espera la llegada del autobús a la siguiente parada de la que me subo yo, para encontrarse con su amiga y empezar a contarse las anécdotas del día anterior, o vaya usted a saber que, porque yo ahí, ya no entro.

Y no olvidemos a la chica de pelo rizado (Bien bonito, por cierto), que siempre suele ocupar el mismo asiento individual si está libre, o podemos ver en algún otro si esta ocupado.

Y allí estamos, todos los días, las mismas rutinas, las mismas paradas, las mismas personas, el mismo autobús, sin conocernos de nada, cada uno embutido en sus pensamientos, pero compartiendo los mismos momentos de nuestra vida durante el tiempo que dura el trayecto.

Y escribiendo escribiendo, he llegado a mi parada, así que aquí nos bajamos, yo, el señor del bigotito blanco que debe de picar, las dos jóvenes amigas, y aquellas personas que por ese día se han unido a “nuestra pequeña familia del autobús”, observando, que en las mismas paradas de todos los días ya han bajado el señor de barba arreglada, el obrero reflectante, y la chica del bonito pelo rizado.

Que tengan un buen día, y hasta el día siguiente, pienso para mí.

Sed felices


Opt In Image

¿Te ha gustado esta entrada?, ¿Crees que puede interesarte alguna que se escriba en el futuro y quieres que te avisen?, ¿Te gustaría recibir los nuevos artículos y entradas cómodamente en tu correo electrónico?.

Si la respuesta es SÍ, Puedes suscrbirte a la Lista de correo de Holamundo Blog para recibir todas las novedades, pinchando en el botón siguiente:


9 Comments

Ana el 10 enero 2010

Bonita visión de los viajes en autobús desde luego 🙂 Yo también tengo “mi grupo de viaje en autobús” y muchas veces me digo, este seguro que es profesor de colegio, por la hora a que lo coge y las pintas… o la chica de mi edad que se baja en mi misma parada fijo que trabaja en una oficina… deducciones sin fundamento pero que sirven para pasar el tiempo en el autobús. Enhorabuena por el texto, a mi nunca se me hubiera ocurrido escribirlo 🙂

besos!

Juanito-124 el 10 enero 2010

Hola Ruben, jope, si que tienes la mente despejada cuando te subes al autobus, recuerdas hasta el calzado que tenia el conductor, a que si? yo seria incapaz de acordarme de tantas cosas… aparte de que casi nunca suelo usar el bus, no me hace falta, por cierto, que bonita la foto del autobus ese de 2 pisos, me recuerda a estas vacaciones, cuando estuve en Leeds, me subi en uno de esos de 2 pisos, y me sente, justamente, delante del todo, en la segunda planta, mira:

http://i47.tinypic.com/21bq32r.jpg

Que alto se ve todo desde aqui arriba… 😛
Y los ingleses son mas raros que un perro verde.. XD

Un Saludo, Muy buen post 😉

Juanito-124

Miguel Daza el 10 enero 2010

Bonito texto el que nos muestras con una forma de redacción muy buena. Además es una cosa que nos ha pasado a todos yo creo cuando hemos cogido el autobús una larga temporada, al menos a mí y a Marta también nos ha pasado, tanto cuando iba a clase hace unos cuantos años como este verano cuando iba a trabajar.

estherilla el 10 enero 2010

Estas sensaciones las vivimos mucha gente a diario, pero os voy a contar lo que me pasó hace poco. En uno de esos viajes en autobús reparé en una chica que me resultó conocida. Me acerqué a saludarla pensando que era una compañera del instituto y vaya chasco me llevé, me había confundido!!! y ahora todos los días coincido con ella y paso mis 30 sg de vergüenza cuando pasa por mi lado.

Puti el 11 enero 2010

Llevo 2 años sin subirme a un autobus. Peor medio de transporte de la historia.

manolito el 11 enero 2010

Cuánto daño ha hecho a las mentes incapaces ese columnista atroz y garbancero sin talento que es Pérez Reverte.

Rubén el 11 enero 2010

@Ana: Gracias prima !, me alegro de que te haya gustado y a ver si te veo más a menudo por aquí, :-).

@Juanito-124: Gracias Juancar por tu amable comentario, ya he visto tu foto del autobús de Leeds, 🙂

@Miguel Daza: Gracias Miky !, tienes razón, sobre todo cuando los que hay en el bus son pocas personas es muy fácil vivir este tipo de cosas, :-).

@Estherilla: jeje, a mi me paso algo parecido !, jaja, menos mal que no era alguien que veía todos los días, pero fue curiosa la situación, jeje.

@Puti: Nadie ha dicho lo contrario, :-), pero bueno, a primeras horas de la mañana va bien.

@manolito: Como casi siempre, comentario que nada tiene que ver con el contenido del Post, ni con lo que dices en él, en tu línea.

txus el 17 enero 2010

veo que tú puedes permitirte el lujo de sentarte en el bus… o_O

Natalia el 10 mayo 2010

El hombre de pelo largo y gafas del bus 148… 😛

Si, yo me subo todas las mañanas sobre las 2:00 despues de mis clases de dietetica en el autobus 148 de Sol a Vallecas, y en la parada de Jaime el Conquistador veo a un hombre joven de pelo largo con gafas me resulta super atractivo, siempre le miro y el se da cuenta y me dan ganas de acercarme a decirle lo mucho q me gusta su pelo e intentar tener amistad pero me cuesta por timidez, aunque al final me acercare :D.
Hoy le he visto y cuando le he mirado y me ha mirado…. me he puesto roja colora por dentro y por fuera, no le puedo quitar la vista de su pelo y de sus manos, me encanta el anillo q lleva en su dedo gordo 😛

Comments are closed.

SUSCRIPCIÓN POR E-MAIL
Opt In Image
Introduce tus datos para darte de alta en la suscripción vía e-mail de Holamundo Blog
Email Holamundo Blog

Translate the blog
Archivo
Calendario de Entradas
enero 2010
L M X J V S D
« Oct   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Busca con Google

Google


Web Holamundo Blog

Sigueme en Twitter

Flickr
www.flickr.com
holamundoblog fotos Más fotos de holamundoblog
www.flickr.com
expoholamundo fotos Más fotos de expoholamundo